¿Qué hay que tener en cuenta antes de reformar tu piso?

¿Qué hay que tener en cuenta antes de reformar tu piso?

¿Qué hay que tener en cuenta antes de reformar tu piso?Si estás pensando en hacer una reforma en tu hogar, antes de liarte la manta a la cabeza, sigue leyendo. Te vamos a dar todos los trucos que debes tener en cuenta antes de empezar a renovar todas las estancias de tu casa. Y es

¿Qué hay que tener en cuenta antes de reformar tu piso?Si estás pensando en hacer una reforma en tu hogar, antes de liarte la manta a la cabeza, sigue leyendo. Te vamos a dar todos los trucos que debes tener en cuenta antes de empezar a renovar todas las estancias de tu casa.

Y es que, para reformar tu piso, hay algunos pasos básicos que tienes que considerar. Para que transformar tu vivienda sea todo un éxito, déjanos darte unos sencillos consejos y lo conseguirás.

Analiza antes de reformar tu piso

El primer paso seguro que ya lo has dado. Si estás leyendo este artículo es porque has tomado la decisión de hacer un cambio en tu hogar. ¡Enhorabuena! Esta es la primera prueba que hay que superar antes de empezar y, créeme, que no es fácil.

Es habitual que nos asalten muchas dudas cuando vamos a hacer alguna obra en casa. Todos hemos escuchado alguna vez a un conocido explicar cómo una simple reforma de baño se ha convertido en su peor pesadilla.

Pero eso no va a pasarte a ti. Vamos a ayudarte para que no te dejes nada en el tintero antes de contratar una buena empresa de reformas en Madrid.

Las reformas integrales son un proceso algo lento. No dejes que esto se te haga un mundo, ¡seguramente todo esté listo antes de lo que piensas!

Decide qué necesitas hacer en tu hogar

Aunque puede parecer obvio, muchas personas se meten en reformas sin tener claro qué quieren hacer en su domicilio. No es poco habitual que haya estancias que no nos gusten, pero que no sepamos qué hacer con ellas.

Este tipo de decisiones es mejor tomarlas en familia. Hay que llegar a un consenso acerca de las necesidades de cada estancia. Por ejemplo, si el salón se os queda pequeño, tal vez pueda ampliarse uniéndolo a la cocina, o tirando el tabique de la habitación contigua.

Si no sois muy ocurrentes, podéis recurrir a los servicios de un profesional para que os ayude dando ideas. Aunque también, hoy en día, existen muchas fuentes de inspiración, como internet, revistas de decoración o algunas aplicaciones móviles

Existen algunas aplicaciones, sencillas de utilizar, que pueden ayudaros a ver el resultado final o a hacer un esbozo de vuestro piso para decidir qué hacer.

Resulta muy útil apuntar cada punto que queremos tratar o cada idea que se nos ocurra. Así, será más fácil hacer una puesta en común y nos aseguramos de que no se nos olvide nada.

No os cerréis a una sola posibilidad. Es posible que algunas de las cosas que se os ocurran, no sean viables a nivel técnico o que resulten demasiado caras.

Define tu presupuesto

Una vez que hayáis decidido cómo os gustaría cambiar vuestro hogar, ha llegado el momento de tomar una decisión importante. Es imprescindible marcarse un presupuesto.

La lista que proponíamos en el punto anterior puede facilitar mucho la tarea de elaborar un presupuesto. Cotiza materiales y anota los precios al lado de las ideas que se te han ocurrido.

Es posible que algunas ideas que teníais después de recurrir a varias fuentes de inspiración, resulten más caras de lo que esperabais. Pero siempre se pueden adaptar las ideas para que estén al alcance de todos los bolsillos.

Si el presupuesto es ajustado, siempre es mejor invertir más en reformar el baño, en el alicatado, o reformar la cocina con buenos materiales, antes que gastar el dinero en una pintura cara para el salón.

Si escatimas en gastos en cosas importantes, luego puedes terminar pagándolo con fugas, humedades u otros inconvenientes.

Hay que tener en cuenta que, una vez iniciada la reforma, siempre pueden ocurrir imprevistos. No es lo habitual (por eso se llaman imprevistos), pero hay que destinar una partida del presupuesto a ello. Siguiendo el refrán popular: es mejor prevenir que curar. Si al final no necesitáis gastar ese dinero en la reforma, siempre podéis daros un gusto en comprar decoración extra.

Decide qué calidades necesitas

Esta cuestión está íntimamente relacionada con el presupuesto. Por eso, te recomendamos que lo hagas conjuntamente. Como comentábamos, es mejor priorizar en las calidades de estancias o puntos importantes, como cocina y baño antes que en zonas estéticas.

Para reformas de cocina, o de baños, pregunta por calidades de grifería, de aislamientos, o infórmate de los diferentes electrodomésticos. No valdrá la pena ahorrar en unos grifos baratos para gastar ese dinero en un sofá, si es algo que se usa cada día y que deberás cambiar al poco tiempo.

Para ayudarte a decidir, si no lo tienes muy claro, coméntalo con tu empresa de reformas. Es normal no estar informado sobre los diferentes acabados o qué implica decidirse por una cosa u otra. ¡No eres un profesional de las reformas, por eso contratas a otros!

Hay que saber qué permisos se necesitan

Dependiendo de las obras que vayáis a realizar, puede que necesitéis un tipo de permiso u otro. Es importante informarse y, sobre todo, no empezar con los trabajos sin haberlo obtenido.

Normalmente, es necesario ponerse en contacto con el Ayuntamiento de tu localidad para pedir el permiso de obras. En ocasiones, será necesario que contrates un arquitecto para que firme la viabilidad de tu proyecto. O, a veces, se debe pedir permiso a la comunidad de vecinos si la reforma afecta a alguna zona común o a la apariencia del edificio.

Muchas personas tienen pereza de iniciar estos trámites, pero te recomendamos que los hagas. Es preferible perder un poco de tiempo con este tipo de burocracia y no encontrarte más adelante con que te paren los trabajos.

Si vas a hacer una obra que implique un cambio importante en el edificio, como ampliar una terraza, o cerrar un balcón y lo haces sin licencia, es posible que recibas una denuncia a posteriori. Si esto ocurre, no solo deberás volver a poner las cosas en su sitio, sino que tendrás que pagar una multa por la ilegalidad.

Como ves, no merece la pena arriesgarse a meterse en una reforma sin pedir los permisos correspondientes. Sabemos que es farragoso, pero es necesario y te evitará complicaciones.

Informa a tus vecinos

Ya tienes el permiso y todo va viento en popa. Pero hay un punto importante que no debes pasar por alto. Informa a tus vecinos de los trabajos que vas a realizar.

No es que necesites que todos ellos estén de acuerdo para empezar las obras, pero siempre es mejor tener este gesto de cortesía para evitar que puedan molestarse y te supongan una molestia cuando se empiecen los trabajos.

Comenta tus ideas y tu presupuesto con la empresa de reformas

¡No seas tímido! Cuando hables con la empresa de reformas en Madrid, comenta todas tus ideas, tus dudas y tu presupuesto. Ellos son los profesionales y pueden aportarte muchas ideas o soluciones que tal vez no te hayas planteado.

Todos los pequeños detalles son importantes para que tu proyecto sea un éxito, por eso, no te quedes con dudas.

Una vez llegado al acuerdo con la empresa de reformas, nuestra recomendación es que firmes un contrato donde se detallen todos los puntos a realizar, así como un tiempo de ejecución de las obras.

Con este tipo de documentos, te evitarás posibles sorpresas desagradables y problemas de entendimiento posteriores al inicio de las obras.

Participa de la reforma

Este es otro punto muy importante para que, al terminar la obra, quedes completamente satisfecho. Debes implicarte en los trabajos en todo momento.

Evidentemente, no nos estamos refiriendo a que cojas una paleta y te pongas a trabajar. Lo que queremos decir es que te involucres. Pregunta, da indicaciones y comenta si ves que alguno de los resultados no te acaba de convencer.

Muchas veces, explicamos lo que queremos, pero la otra persona tal vez nos haya interpretado diferente. Por eso, es mejor corregir un trabajo que no nos gusta cuando está en su fase inicial y no una vez que se haya terminado.

Pero opinar tiene sus límites. Recuerda que la empresa que has contratado está formada por profesionales que conocen su trabajo a la perfección. No debes decirles cómo realizar sus tareas, ni agobiarles. Tan solo, opinar sobre los resultados o sobre ideas o dudas que te surjan.

Ten paciencia

Te recomendamos tener mucha paciencia y no desesperar. Sabemos que las ganas de verlo todo terminado pueden hacer que te pongas nervioso o que te preocupes en exceso. Pero si sigues los pasos que te hemos propuesto, en menos de lo que esperas, podrás estar disfrutando de tu nuevo hogar.

Has firmado un contrato con unos tiempos de ejecución definidos. Aún así, la realidad nos dice que no siempre es posible cumplirlos. O es posible que si las cosas se hacen demasiado deprisa, no acaben de quedar del todo bien.

Lo dicho, la paciencia es una virtud que debe acompañar a todo el que está sumido en una reforma. No desesperar es lo más importante que puedes hacer para que tu salud no se vaya con los escombros.

Con estos sencillos consejos, reformar tu hogar se convertirá en una experiencia placentera y exitosa. Solo nos queda felicitarte y ¡que disfrutes de tu nueva vivienda!

© Copyright 2018. www.reformalistamadrid.com . Todos los derechos reservados